Anlong Veng, el último escondite de los Jemeres Rojos