Acantilados de Moher, lo más hostil del paisaje irlandés