Hoteles en Rabat, para vivir como un marajá