Tarta Sacher en Viena o el postre más delicioso del mundo

Vinos-de-Alsacia
Vinos de Alsacia – El profundo sabor de la histórica región alsaciana
4 septiembre, 2019

Tarta Sacher en Viena o el postre más delicioso del mundo

Tarta sacher en viena

¿Quién se atreve a decir que la Tarta Sacher en Viena es simplemente un pedazo de pastel? Desde luego los austriacos no, quienes la consideran el postre más delicioso del mundo. De hecho, podrían tener la razón. La Tarta Sacher es una obra maestra comestible y sinónimo de Austria. Si bien muchos hoteles, restaurantes y cafeterías la incluyen dentro de sus extensos menús, es el prestigioso -y concurrido- Café Sacher quien se proclama como el hacedor original del postre. Y están en lo cierto. Este café, durante siglos, ha conservado bajo secreto la receta de la famosa torta. Por ello, cualquiera que se disponga visitar Viena debería considerar como una actividad imprescindible darse un paseo por el café y saborear el plato dulce más rico del planeta.

El origen de Tarta Sacher, el postre vienes más famoso

Como cabe esperar de acuerdo a la leyenda que envuelve a la riqueza de este postre, tiene sus orígenes hace casi dos siglos atrás. En 1832, el príncipe Metternich ordenó a su personal crear un postre especial para un banquete. Quería “algo varonil, muy diferente a los pasteles de crema esponjosa” que eran populares en ese momento. Lamentablemente, el chef del príncipe contrajo la gripe. Entonces, su aprendiz de 16 años, Franz Sacher, tomó la batuta y creó el famoso pastel de chocolate que llevaría su nombre.

Años más tarde, el hijo de Franz Sacher, Eduard Sacher, abrió el Hotel Sacher, en cuyo café se brinda el pastel que sirve como estandarte del recinto y de la ciudad.

Ya en mediados del siglo XIX, el Hotel Sacher enviaba 100.000 de estos pasteles al mundo anualmente. Se dice que la Emperatriz Sissí se comía un pastel diario. Hoy, 184 años después, el Hotel Sacher envía alrededor de 360.000 de esos pasteles a todo el mundo, más los que elabora para sus cientos y cientos de visitantes diarios, entre locales, foráneos y turistas.

Por qué la tarta Sacher en Viena es tan deliciosa

Técnicamente nadie sabe el por qué excepto aquellos quienes lo preparan en las instalaciones de la cocina del Hotel Sacher. Después de todo la receta de la tarta Sacher original es un secreto bien guardado; el manuscrito original de la receta está guardado bajo llave en la caja fuerte del hotel.

Según los que han tenido el placer de probarlo y aquellos que se han dado a la tarea de replicar el postre, el Sacher Torte es un pastel hecho con chocolate negro y una fina capa de mermelada de albaricoque. La parte superior y los lados del pastel están cubiertos con glaseado de chocolate. Suele ir acompañada de crema batida sin azúcar. Se supone que debes comer el pastel con una cucharada de crema con cada bocado. La sequedad de la tarta de chocolate es suavizada por la crema.

Muchos han llegado a especular que “el toque especial” se debe a la utilización de tres chocolate provenientes de lugares diferentes: Alemania, Bélgica, y Austria. Desde luego, esas son leyendas que alimentan los misterios entorno a la delicia con la que el pastel deleita a todo aquel que lo saborea.

hotel sacher en viena

Qué hay acerca del lugar donde ocurre la magia

El café Sacher probablemente goce el honor de ser el único recinto en el mundo en ofrecer un postre que posee día oficial (5 de diciembre). El Hotel y el Café son casi tan longevos como el propio pastel. Abrieron por primera vez en 1876 pero aun podrás sentir el viejo glamour de la antigua Viena desde el momento en que ingreses al lugar.

Las camareras llevan delantales en blanco y negro con gorras blancas y te llevarán cordialmente hasta una mesa y no se sorprenderán si todo lo que pides es la tarta Sacher original. Sus uniformes recuerdan mucho al siglo XIX y contribuirán a crear el ambiente de que estás en un período diferente en la historia. La historia del postre original también se puede encontrar en el menú informativo.

Mientras estés sentado en el Café Sacher, será fácil imaginar estar en un siglo pasado debido al servicio y la decoración de época que consiste en un esquema de color rojo, pinturas, candelabros brillantes y espejos. Esta opulenta decoración y los lujosos asientos en los que puedes relajarte es una experiencia tan agradable como la propia tarta. Las habitaciones dentro de la cafetería son compactas pero no están demasiado llenas. Tiene que ser uno de los cafés más bellos del mundo.

Todo el lugar es elegante y cada mesa está cubierta con las mejores vajillas y servilletas. Cuando llegue tu pedido, se presentará en un plato de porcelana con servilleta y tenedor. Si pides bebidas, es decir, cafés, encontrarás que serán servidas en una bandeja de plata grande con un vaso de agua. Esto se debe a que es tradicional en Europa tomar un sorbo de agua antes de tomar el café para que permanezca en el paladar una vez que hayas terminado de beberlo.

A todo esto, procura encarecidamente probar la receta original. Ninguna réplica que tenga la Tarta Sacher le hará justicia a la que provee el café que lleva su nombre; por lo que te recomendamos que no inviertas tu tiempo o papilas gustativas en probar esta torta en otro lugar. Ahórrate malas experiencias y ve al Café Sacher que se encuentra en la planta baja del lujoso Hotel Sacher, ubicado en el corazón de Viena, frente a la Ópera de Viena.

El Café Sacher está abierto de 8.00 a.m. a 12.00 a.m. Espera una cola para ingresar a la luz de su historia, popularidad y el hecho de que comer en él significa tener la oportunidad de saborear el postre más rico del mundo.

Neliana
Neliana
Nerd a tiempo completo. Amante de la historia y lo desconocido. Todo me parece más bonito bajo la lluvia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.