museo del genocidio camboyano
El museo del genocidio camboyano
19 octubre, 2016
destinos para viajar
Destinos a los que viajar una vez en la vida
2 noviembre, 2016

Antes y después del Taj Mahal

taj mahal

taj mahal

Son las cinco de la mañana y el despertador rompe el silencio que reina en Agra.

Nos levantamos – aún es de noche – y nos arreglamos rápido. Un tuk tuk nos recoge en la puerta del hotel y su conductor, un chico de unos 20 años, nos pregunta: ¿estáis preparados para lo que vais a ver hoy?

Nos miramos nerviosos.

Dicen que para el turista que viaja por India solo existen dos momentos: el de antes y el de después de haber visto el Taj Mahal.

El tuk tuk nos deja en la puerta oeste y corremos para ser los primeros en llegar. Intentamos evitar las masas que llenan todos los lugares de India, en el afán de disfrutar un momento a solas con una de las maravillas del mundo moderno.

Cuando llegamos, una pequeña cola de turistas y locales esperan a que abran las oficinas para comprar las entradas.

El ambiente esta cargado de expectación.

Después de varios días recorriendo las atestadas calles de Delhi, nos sorprende encontrarnos en una explanada diáfana, salpicada de arbolitos, sin vendedores ambulantes ni tráfico de taxis o tuk-tuks. (Al salir nos damos cuenta de que sí están ahí, pero simplemente no madrugan para ver el amanecer).

Cuando entramos al recinto, al fondo, nos espera la puerta principal de entrada, que ayuda a trasladarse en el tiempo cuatro siglos e imaginarla siendo atravesada por el séquito del emperador Shah Jahan.

taj mahal puetaSin proponérnoslo, empezamos a acelerar el paso.

Todos queremos ser los primeros en llegar, en descubrir si esta maravilla es tal y como la describen, o si las historias exageran.

Y entonces atravesamos la inmensa puerta y lo vemos por primera vez.

El Taj Mahal

Un sentimiento de emoción nos sobrecoge brevemente. Las historias no mienten.

El mausoleo de mármol blanco blanco, al que normalmente se le conoce como Taj Mahal (a pesar de que el nombre realmente se refiere al conjunto de edificios) descansa al fondo tras un largo jardín, rodeado por dos mezquitas gemelas que ya de por sí son una auténtica maravilla.

Los primeros rayos de sol empiezan a reflejarse en el mármol blanco.

Una guerra silenciosa de turistas buscando el mejor lugar para hacerse una foto, nos saca del trance en el que entramos al verlo por primera vez. Todos queremos inmortalizar ese momento, aunque sabemos que las fotos no pueden hacer justicia a lo que estamos viendo.

Seguimos avanzando por los jardines, hasta que subimos a la plataforma en la que el Taj Mahal descansa. Nos sobrecoge su tamaño y la belleza del mármol tallado, con incrustaciones de piedras preciosas y semipreciosas.

taj mahal

Nos sentamos en un banco, y lo miramos hipnotizados.

Y entonces recordamos las palabras, de quienes dicen que hay dos turistas en India: el que ha visto el Taj Mahal, y el que aún no lo ha visto.

Porque nuestro concepto de India, ya no es la India que llevamos unos días conociendo, ni nosotros somos ya los turistas que éramos antes del amanecer.

Estela
Estela
Soñadora e idealista al 200%, disfruto viajando por el mundo y ayudando a los demás a sacarle el máximo partido a sus viajes y a sus vidas. Puedes leer mis artículos en CreciendoDeViaje o en LlenaTuVida.net.

3 Comments

  1. […] a monumentos característicos de los destinos que conozcas. Por ejemplo aún conservo la entrada al Taj Mahal o a los templos de Angkor en Camboya, y siempre que la veo rememoro el impacto que me causaron la […]

  2. […] últimas experiencias en países aficionados al regateo, tales como Corea del Sur o India, fueron […]

  3. […] ejemplo este verano cuando volví de mi viaje de dos semanas por la India y de conocer entre otros el maravilloso Taj Mahal, nuestro avión de vuelta aterrizó el Domingo a las 22:00 de la noche y el Lunes empezaba a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *