lugares con encanto
13 lugares con encanto de Europa que te atraparán
5 julio, 2017
preparativos selva negra
Preparativos para tu viaje a la Selva Negra
19 julio, 2017

El día antes de las vacaciones – cómo prevenir el estrés prevacacional

antes de las vacaciones

El verano ya está aquí y seguramente ya estés soñando con el momento de despedirte de tu jefe y de tus compañeros, echar el “cerrado por vacaciones” y poner rumbo a tu lugar de descanso preferido o al destino que hayas elegido este año para relajarte y olvidarte de todo.

Sin embargo, aunque sabes que el momento se acerca y ya lo celebras por dentro, es posible que a la vez estés experimentando el típico estrés prevacacional, que parece estar echando un rally contigo y que amenaza con no desaparecer hasta el mismísimo día antes de las vacaciones.

antes de las vacaciones

Aunque normalmente se habla más a menudo de la depresión postvacacional, que ocurre al volver de vacaciones y reincorporarse a la vida laboral, lo cierto es que hay muchas personas que sufren de estrés prevacacional, que les presiona especialmente durante los días antes de empezar las vacaciones y causa que lleguen completamente agotados.

¿Tú también has sentido estrés prevacacional?

Este tipo de estrés suele presentarse más a menudo en personas que se identifican mucho con su trabajo, que quieren dejar una buena imagen en la empresa o que ejercen una gran responsabilidad.

Se caracteriza por la sensación desbordante de no dar abasto y de pensar que, por mucho que te esfuerces, no te dará tiempo a terminar todos tus compromisos antes de las vacaciones.

Esto puede acabar causando los mismos efectos que otros tipos de estrés, como ansiedad, insomnio, bloqueo mental y pérdidas de concentración, así como irritabilidad y tristeza.

Cómo empezar tus vacaciones sin sentirte agotado

Si alguna vez has sufrido de estrés en el trabajo, sabes lo importante que es poder desconectar de todo y dedicarte un poco de tiempo a ti mismo y a las personas que quieres.

Y aunque ya hayas reservado tu viaje y estés contando los días, o sepas que tu familia o tus amigos te esperan en la playa o para tomar unas cañas, no disfrutarás igual si empiezas tus vacaciones sintiéndote simplemente agotado o incapaz de desconectar por la cantidad de cosas pendientes que dejas atrás.

Por eso hay algunos consejos que puedes hacer durante las 2 semanas antes de las vacaciones, para mitigar los efectos del estrés prevacacional. A mí en particular, me funcionan los siguientes de maravilla:

  • Hacer una lista con todas las tareas que te quedan pendientes y programarlas en un planificador semanal, en función a una serie de prioridades. Importante: ¡asegúrate de no añadir nada nuevo a la lista y de decir que no cuando sea necesario!
  • Delegar todo aquello que esté claro que no vas a poder acabar a tiempo. Si sabes por dentro que no vas a terminarlo, coméntalo con tu jefe o tus compañeros. No les gustará oírlo, pero siempre será mejor eso que encontrarse con el regalito de una tarea inacabada y urgente unos días más tarde.
  • Respirar, respirar y respirar. Sí, es un tópico, pero los tópicos lo suelen ser por un motivo. Y respirar profundamente, funciona. La ansiedad está profundamente vinculada a la forma en que respiras y puede mejorarse o agravarse en función a cómo lo hagas. Así que cada vez que notes el gusanillo, recuérdate hacer inspiraciones profundas y expulsar todo el aire de tus pulmones después.
  • Si tienes problemas al dormir, reduce la ingesta de cafeína y haz deporte. Esto hará que llegues tan cansado a casa, que no puedas resistirte a recuperar tus horas de sueño.

Mi experiencia

En mi caso, tiendo a comprometerme más de la cuenta durante las semanas antes de las vacaciones, sobre todo si aparece algún proyecto que me interese especialmente y al que no puedo decir que no, y acabo teniendo que quedarme hasta las tantas en la empresa durante los últimos días, corriendo de un lado a otro movida por la hiperproductividad que me causa tener un estrés mortal, sólo por no dejarme ningún tema abierto.

Reconozco que en los últimos años he mejorado un poco, y consigo irme sin cargo de conciencia y sin sentirme extenuada, pero aún sigo siendo incapaz de decir que no a proyectos que aparecen en el horizonte y siempre acabo confiando en que el genio de la productividad me toque con su varita durante los últimos días.

Y si tienes la misma tendencia que yo, a menudo te ocurrirá que por mucho que corras y que te organices tu tiempo, algo se quedará sin cerrar. Aunque sea algo pequeño.

¿Pero sabes lo mejor de todo?

Que en la gran mayoría de los casos, el mundo sigue girando, la empresa en la que trabajas no se hunde porque desaparezcas un par de semanas (aunque a veces te lo hagan creer así) y una buena parte de las cosas que tenías que hacer y que te quitaban el sueño, se quedarán obsoletas en tu mesa o esperarán tranquilamente a tu regreso.

Así que recuérdalo la próxima vez que las vacaciones estén a la vuelta de la esquina – yo haré lo propio por recordarlo también.

**

¿Y tú, también sueles estresarte antes de las vacaciones y tienes un consejo para remediarlo? ¡Estamos deseando oírte!

Estela
Estela
Soñadora e idealista al 200%, disfruto viajando por el mundo y ayudando a los demás a sacarle el máximo partido a sus viajes y a sus vidas. Puedes leer mis artículos en CreciendoDeViaje o en LlenaTuVida.net.

1 Comment

  1. […] habitual durante la semana antes de las vacaciones estar agobiado por cerrar mil temas, y que algunos pequeños problemas, inevitablemente, se queden sin […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *